Aumentan valor nutricional del maiz

Científicos de la Universidad Rutgers-Nuevo Brunswick, en Nueva Jersey, Estados Unidos, han encontrado una manera eficiente de aumentar el valor nutricional del maíz, el mayor cultivo de materias primas del mundo, insertando un gen bacteriano que hace que produzca un nutriente clave llamado metionina.

El hallazgo podr√≠a beneficiar a millones de personas en pa√≠ses en desarrollo, como Sudam√©rica y √Āfrica, que dependen del ma√≠z como alimento b√°sico y podr√≠a reducir significativamente los costos de alimentaci√≥n animal en todo el mundo. El coautor del estudio, Thomas Leustek, profesor del Departamento de Biolog√≠a Vegetal de la Facultad de Ciencias Ambientales y Biol√≥gicas, que ha mejorado el valor nutricional del ma√≠z, el mayor producto cultivado en la Tierra, se√Īala: “La mayor√≠a del ma√≠z se utiliza para la alimentaci√≥n animal, pero carece de metionina -un amino√°cido clave- y encontramos una forma eficaz de a√Īadirlo”.

El estudio, dirigido por José Planta, estudiante de doctorado en el Instituto Waksman de Microbiología, se detalla este lunes en un artículo publicado en la edición digital de Proceedings of the National Academy of Sciences.

La metionina protege las c√©lulas de los contaminantes y retrasa el envejecimiento celular La metionina, que se encuentra en la carne, es uno de los nueve amino√°cidos esenciales que los seres humanos obtienen de los alimentos, seg√ļn el Centro Nacional de Informaci√≥n Biotecnol√≥gica.

Es necesaria para el crecimiento y la reparaci√≥n de tejidos, mejora el tono y la flexibilidad de la piel y el cabello, y refuerza las u√Īas. El azufre en la metionina protege las c√©lulas de los contaminantes, retrasa el envejecimiento celular y es esencial para la absorci√≥n de selenio y zinc. Cada a√Īo, cuesta varios miles de millones de d√≥lares a√Īadir metionina sint√©tica a la semilla de ma√≠z, que carece de la sustancia en la naturaleza, apunta Joachim Messing, autor del estudio y director el Instituto Waksman de Microbiolog√≠a.

El otro coautor es Xiaoli Xiang del Departamento de Biolog√≠a Vegetal de Rutgers y la Academia de Ciencias Agr√≠colas de Sichuan en China. “Es un proceso costoso y consumidor de energ√≠a”, subraya Messing, cuyo laboratorio colabor√≥ con el laboratorio de Leustek para este estudio. “La metionina se a√Īade porque los animales no crecen sin ella, y en muchos pa√≠ses en desarrollo donde el ma√≠z es un alimento b√°sico, la metionina tambi√©n es importante para las personas, especialmente para los ni√Īos”. Incremento de un 60% La alimentaci√≥n de pollo se prepara normalmente como una mezcla de ma√≠z y soja, y la metionina es el √ļnico amino√°cido esencial que contiene el azufre que falta, seg√ļn el estudio.

Los científicos de Rutgers introdujeron un gen bacteriano de E. coli en el genoma de la planta de maíz y cultivaron varias generaciones de maíz. La enzima estimuló la producción de metionina en las hojas de la planta en lugar de toda la planta para evitar la acumulación de subproductos tóxicos, detalla Leustek.

Como resultado, la metionina en los granos de ma√≠z aument√≥ en un 57%, seg√ļn los datos de la investigaci√≥n. Luego, los cient√≠ficos realizaron una prueba de alimentaci√≥n de pollos en Rutgers y mostraron que el ma√≠z gen√©ticamente modificado era nutritivo para ellos, destaca Messing. “Para nuestra sorpresa, un resultado importante fue que el crecimiento de las plantas de ma√≠z no se vio afectado”, afirma.

En el mundo desarrollado, incluyendo Estados Unidos, las prote√≠nas de carne generalmente tienen un mont√≥n de metionina, describe Leustek; pero en el mundo en desarrollo, los agricultores de subsistencia cultivan ma√≠z para el consumo de sus familias. “Nuestro estudio muestra que no tendr√≠an que comprar suplementos de metionina o alimentos caros que tengan m√°s metionina”, afirma.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito Universidad Rutgers-Nuevo Brunswick

Alimentos para controlar el apetito

Con el aumento general de los índices de obesidad, modular el apetito mediante la propia alimentación puede ser un gran aliado para la pérdida de peso y una alternativa al uso de medicamentos.
Algunos alimentos generan una sensación de saciedad prolongada y así favorecen el control del apetito.

“Generalmente las fibras y los granos, si se utilizan de manera adecuada, pueden ayudar a moderar el apetito”, afirma Denise Boia, nutricionista del Centro de Tratamiento de la Obesidad M√≥rbida del Hospital Badim, en Rio de Janeiro, Brasil.
A continuación te presentamos una lista de tres tipos de alimentos que pueden ayudarte con la sensación de saciedad y la pérdida de peso, y que elaboramos con la ayuda de expertos en nutrición.

1. Fibras y granos

Las frutas, las verduras, las legumbres, las leguminosas y los granos como la avena, la linaza, la chía y el sésamo son ricos en fibras solubles y ayudan a modular el apetito.
“En contacto con el agua las fibras solubles aumentan su volumen g√°strico y dan una sensaci√≥n de saciedad”, explica la nutricionista Tain√° Gaspar, que trabaja en la reeducaci√≥n alimentaria.

Para lidiar con los “ataques de hambre” los nutricionistas sugieren tener a mano opciones como uvas pasas, albaricoques o damascos secos, d√°tiles, nueces de Brasil y fruta deshidratada.
Otras alternativas son las hojas de lechuga o berro y los cereales en general (arroz integral, avena, centeno, cebada, mijo, maíz, quinua, trigo sarraceno), frutos de plantas oleaginosas (nuez de Brasil, nueces, almendras), semillas (chía, linaza, girasol) y frutos secos (albaricoques o damascos, dátiles y uvas pasas), enumera Boia.
“Estos alimentos, adem√°s de se una fuente de fibra, son ricos en tript√≥fano, que es un amino√°cido que participa en la s√≠ntesis de la serotonina, un neurotransmisor que regula el humor y el sue√Īo”, explica Boia.

Adem√°s poseen buenas concentraciones de magnesio, cromo, selenio y vitaminas del complejo B. “Estos nutrientes participan en reacciones qu√≠micas vitales para el organismo, adem√°s de mejorar las defensas del cuerpo”, comenta.

Para aumentar la sensación de saciedad las fibras pueden incluirse en todas las comidas del día, así como en los refrigerios, recomiendan los nutricionistas.

Adem√°s, los alimentos ricos en fibras exigen un masticado exhaustivo y permanecen m√°s tiempo en el est√≥mago. “As√≠, inhiben la producci√≥n de grelina, que es una hormona que se produce cuando el est√≥mago est√° vac√≠o y genera la sensaci√≥n de hambre”, dice Boia.

2. Proteínas y grasas no saturadas

Tanto las proteínas como las grasas no saturadas retardan el vaciado gástrico, es decir, la salida de los alimentos hacia el intestino, prolongando así la sensación de saciedad durante más tiempo tras las comidas, explica Gaspar.

Las grasas no saturadas ayudan al cuerpo a combatir el colesterol malo.
Entre los alimentos m√°s proteicos est√°n las leguminosas, como las habas, las lentejas, los guisantes, los garbanzos y la soja, adem√°s de las carnes, los huevos y los l√°cteos.

Entre los alimentos ricos en grasas no saturadas est√°n el aguacate, las nueces de Brasil y otras semillas leguminosas, el aceite de oliva y otros aceites vegetales.

Este tipo de grasa, que se encuentra principalmente en los vegetales, también puede tener un efecto positivo en el cuerpo, ayudando al organismo a combatir el colesterol malo, los triglicéridos, y a controlar la presión arterial, además de ayudar a controlar el apetito.

Usados con moderaci√≥n, estos alimentos pueden tener beneficios para la salud y el bienestar, incluso ayudar a la p√©rdida de peso, apunta Gaspar. “Adem√°s cuando estos nutrientes llegan al intestino, se produce la liberaci√≥n de una hormona llamada colecistoquinina, que tambi√©n juega un papel en la generaci√≥n de saciedad”.

3. Alimentos de acción termogénica

Además de escoger los alimentos que ayudan a controlar el apetito se pueden elegir ingredientes que favorecen una acción termogénica en el organismo; es decir, que aumentan la temperatura corporal y aceleran el metabolismo basal para la producción de energía.
“As√≠ las c√©lulas de grasa se queman para producir energ√≠a”, explica Boia.

La canela es uno de los alimentos que aumentan la temperatura corporal, y así, aceleran el metabolismo basal para la producción de energía.
En general los alimentos que tienen esta característica son condimentos, como detalla a continuación el especialista:
Pimienta roja o chile: tiene la sustancia llamada capsaicina, que ayuda a acelerar la quema de grasa.

Canela: act√ļa como un hipoglicemiante natural, que ayuda a la quema de grasa al nivelar la glicemia, es decir, la cantidad de glucosa contenida en la sangre.

C√ļrcuma: funciona como un antioxidante natural.

Gengibre: adem√°s de acelerar la quema de grasas tiene propiedades antiinflamatorias, que ayudan en los casos de obesidad.
“La obesidad es una enfermedad cr√≥nica y progresiva que genera inflamaci√≥n en distintos tejidos del organismo, inclu√≠do el h√≠gado y el p√°ncreas, √≥rganos clave de nuestro metabolismo”, explica Boia.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito BBCNEWS

Nueva investigacion para tratar diabetes

Un peque√Īo ensayo cl√≠nico en Pa√≠ses Bajos encontr√≥ que un trasplante fecal de un donante delgado puede mejorar temporalmente la resistencia a la insulina en hombres obesos, pero s√≥lo la mitad de los receptores respondieron.

Tras una investigaci√≥n m√°s profunda, los autores descubrieron que pod√≠an predecir el √©xito del tratamiento analizando la composici√≥n fecal de cada paciente, un hallazgo podr√≠a ayudar a dar forma al desarrollo del trasplante fecal personalizado para la diabetes, seg√ļn informan en un art√≠culo publicado este martes en ‘Cell Metabolism’.

“Ahora, hemos demostrado que se puede clasificar a las personas en base a sus muestras fecales”, afirma el autor principal del estudio, Max Nieuwdorp del Departamento de Medicina Interna y Vascular de la Universidad de √Āmsterdam, Pa√≠ses Bajos.

“Esto nos permite clasificar las enfermedades con m√°s sensibilidad\”, a√Īade.
Seis semanas despu√©s de que los participantes recibieran material fecal de un donante delgado, la mitad de ellos vieron una mejora en la sensibilidad a la insulina, mientras que la otra mitad no mostr√≥ ning√ļn cambio.

Los investigadores compararon la microbiota antes del tratamiento de ambos grupos y encontraron que los que no respondieron eran los que empezaron con menos diversidad bacteriana.

En este ensayo de control aleatorio, los investigadores reclutaron a 38 hombres obesos con s√≠ndrome metab√≥lico, una enfermedad que incluye presi√≥n arterial alta, az√ļcar en la sangre y exceso de grasa. Tambi√©n reclutaron a 11 donantes delgados con una microbiota saludable. Los investigadores tomaron muestras de sangre y heces para establecer una l√≠nea de base para cada persona y emparejaron a hombres obesos aleatoriamente con un donante delgado.

Seis semanas después del trasplante fecal, los investigadores tomaron sangre y muestras de heces nuevamente y observaron una disminución en la resistencia a la insulina, un importante factor de riesgo para la diabetes tipo II, en la mitad de los participantes. También vieron cambios en la composición de la microbiota de los receptores; pero eran sólo cambios a corto plazo. Tres meses más tarde, la microbiota de todos los receptores había vuelto a sus estados originales.

Nieuwdorp y su equipo se hab√≠an inspirado en estudios previos sobre trasplantes fecales en pacientes con ‘C. Difficile’.
“Un estudio piloto del s√≠ndrome metab√≥lico en 2012 llev√≥ a un ensayo controlado y aleatorizado en pacientes con’ C. Difficile’, que se public√≥ en 2013 en ‘New England Journal of Medicine’ –relata–. Con este an√°lisis m√°s reciente, obtenemos m√°s informaci√≥n sobre qu√© est√° sucediendo en las interacciones entre la microbiota intestinal y el metabolismo humano”.

Los resultados de este trabajo pueden ayudar a futuros investigadores a predecir el √©xito de los estudios de trasplante fecal. Si las muestras fecales de los receptores se analizan previamente, entonces los tratamientos pueden ser m√°s personalizados. Nieuwdorp destaca: “Hemos demostrado algunos efectos importantes y comenzamos a ver que podr√≠a haber alg√ļn poder real para tratar a las personas mediante la reposici√≥n de las cepas bacterianas intestinales desaparecidas”.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito EUROPA PRESS

Te negro mejora la salud y adelgaza

Un nuevo estudio trae a la palestra el t√© negro, el de siempre, como un buen ayudante para desprenderse de unos cuantos kilos, acelerando el metabolismo. Adem√°s, siempre seg√ļn la investigaci√≥n, llevada a cabo en la Universidad de California Los √Āngeles (UCLA), la infusi√≥n favorece la salud intestinal.

Para el estudio, los cient√≠ficos utilizaron ratones a los que se dividi√≥ en cuatro grupos en funci√≥n de las dietas a que se sometieron: baja en grasas, az√ļcares altos; alta en grasas y az√ļcares; alta en grasas, az√ļcares y extracto de t√© verde; alta en grasas, az√ļcares y extracto de t√© negro. Se pes√≥ a los ratones durante una semana.

Lleno de antioxidantes y muchas otras sustancias, el té verde es una de las bebidas más saludables que existen.

Los resultados mostraron que al final del estudio, los ratones a quienes se suministró extractos de los tés habían adelgazado lo mismo que los que se vieron sometidos a la dieta baja en grasas. Y que, además, los que tomaron extracto de té negro también presentaron una cantidad mayor de Pseudobutyrivibrio -una bacteria que influye en el metabolismo- en sus organismos.

Es la primera vez que el té negro se equipara al té verde en lo referente a la salud intestinal.

‚ÄúSab√≠amos que los polifenoles del t√© verde son m√°s efectivos y tienen m√°s beneficios que los del t√© negro, pues los compuestos qu√≠micos verdes se absorben mejor por la sangre y los tejidos. Nuestros hallazgos muestran que el t√© negro puede tambi√©n contribuir, a trav√©s de un mecanismo espec√≠fico de la flora intestinal (o microbioma) a una mejor salud y a la p√©rdida de peso en humanos‚ÄĚ, dijo la Dra. Susanne Henning, autora del estudio. Y a√Īadi√≥ que ‚Äúlos amantes del t√© negro tienen una nueva raz√≥n para no cambiarse al verde‚ÄĚ.

Eso s√≠, hay una cortapisa: el t√© debe tomarse sin leche, lo que es una mala noticia para quienes lo toman con la cl√°sica nube. Los autores recalcan que si bien estos hallazgos podr√≠an avalar el t√© negro como ayuda para adelgazar, los ratones son muy diferentes a nosotros y la √ļnica manera cien por cien segura de adelgazar es una dieta equilibrada y sana complementada con ejercicio.

El estudio se publicó en la revista European Journal of Nutrition.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito UCLA

Brocoli beneficia ante problemas intestinales

Cient√≠ficos de la Penn State University (Estados Unidos) han descubierto que el consumo habitual de br√≥coli, u otras verduras como el repollo o las coles de Bruselas, puede ser beneficioso para evitar problemas intestinales, seg√ļn los resultados de un estudio en ratones cuyos resultados publica en la revista ‘Journal of Functional Foods’.

“Hay muchas razones por las que queremos ayudar a la salud gastrointestinal, tanto para quienes ya tienen problemas como para evitar otras patolog√≠as tambi√©n relacionadas con la inflamaci√≥n intestinal, como la artritis o las enfermedades cardiovasculares\”, ha se√Īalado Gary Perdew, principal autor del estudio.

Cuando la función de la pared intestinal está sana el órgano está protegido de toxinas y otros microorganismos que puedan ser perjudiciales, al tiempo que permite a los nutrientes continuar su recorrido.

Y, seg√ļn Perdew, la clave del proceso puede ser un receptor en el intestino llamado receptor de hidrocarburo Aryl o AHR, que ayuda al cuerpo a regular su reacci√≥n a ciertos contaminantes ambientales, as√≠ como a desencadenar otras respuestas a la exposici√≥n a toxinas.

En su investigación, Perdew y su equipo observaron que algunas verduras como el brócoli, las coles de Bruselas o el repollo contienen un compuesto químico orgánico llamado indol glucosinolato, que se descompone en otros compuestos entre los que se encuentra el indolocarbazol (ICZ) en el estómago.

Cuando el ICZ se une y activa el receptor de hidrocarburo Aryl (AHR) en el revestimiento intestinal, ayuda a mantener un equilibrio saludable en la flora intestinal y la vigilancia inmunol√≥gica, y mejora la funci√≥n de barrera ante los organismos hu√©spedes, seg√ļn los investigadores.

Y esto puede ayudar a prevenir determinadas patologías como algunos tumores o enfermedad de Crohn, causada por la inflamación en el revestimiento del intestino.

Seg√ļn Perdew, la hiperactivaci√≥n de la AHR puede causar toxicidad, pero el uso de br√≥coli para activar el receptor localmente –en el intestino– en lugar de sistem√°ticamente podr√≠a ayudar a evitar algunos de estos problemas.

“La dioxina, por ejemplo, activa este receptor, y si lo hiperactiva con dioxina, causar√° toxicidad. Pero lo interesante es que activ√°ndolo localmente y de forma natural no causa una activaci√≥n sist√©mica”, ha explicado.

Los investigadores usaron dos líneas genéticas de ratones en el estudio para centrarse en la AHR. Una línea tenía una baja capacidad para unir ICZ a la AHR, mientras que la otra línea tenía una alta capacidad.

A√Īadieron un 15 por ciento de br√≥coli a las dietas de ambos grupos de ratones. Y despu√©s de a√Īadir una sustancia que causa problemas digestivos, los investigadores dijeron que los ratones con una mayor capacidad para unir ambos compuestos estaban protegidos contra un producto qu√≠mico que indujo problemas digestivos.

La cantidad utilizada en el estudio equivaldr√≠a a 3,5 tazas de br√≥coli al d√≠a, seg√ļn Perdew. “Ahora parece mucho, pero en realidad no es una gran cantidad si se tiene en cuenta que otras verduras pueden jugar el mismo efecto”, declaro.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito Journal of Functional Foods

Argentina, primero en obesidad en America Latina

El reciente informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no es alentador para Argentina, y es que el país terminó en primer lugar entre los más obesos de Latinoamérica.

Todavía más preocupante, aparece la cifra de obesidad infantil en el país, que asciende al 27,8% de los menores.

En primer lugar, los expertos ponen a la mala alimentaci√≥n como uno de los principales causantes de esta epidemia de escala global. En segundo t√©rmino, la OMS se√Īala que la falta de ejercicio es uno de los pilares en la obesidad, tanto en adultos como ni√Īos. Por √ļltimo, la Organizaci√≥n apunta a la calidad de los alimentos y el abuso del consumo de bebidas endulzadas artificialmente, como dos factores a tener en cuenta si se quiere revertir la situaci√≥n.

Por lo expuesto, los expertos de la OMS realizaron una serie de recomendaciones para las poblaciones con los mayores indicadores de obesidad en nuestro continente. En el caso de Argentina, apuntan a reemplazar el consumo de carne de res, que a la fecha asciende a 57 kilos per c√°pita en lo que va de 2017.

Hilando fino, los expertos apuntan a reemplazar los cortes más baratos (a los que acceden las clases populares), por otros tipos de carne magros, como el pollo o el pescado. Es que Argentina tiene un mar muy rico en alimentos, así como una extensiva producción de aves de corral, lo que podría favorecer el reemplazo de la carne de res por una opción más saludable, como la carne de pavo.

Mejorar su conocimiento sobre los tipos de calorías que está consumiendo. En el caso de no disponer del tiempo existen aplicaciones para todo tipo de dispositivo</a>, que ayudan a regular el peso mediante una dieta fácil de seguir. Además, muchos de estos programas están relacionados con otros que ofrecen rutinas de ejercicio muy completas, con la posibilidad de llevar un registro de su progreso a lo largo del tiempo. Las claves para mantener o bajar de peso es alimentarse adecuadamente para la cantidad de energía que necesitamos diariamente, pero además realizar ejercicio para quemar todo exceso.

Adem√°s, es muy importante alejarse de algunos platos tradicionales argentinos, cuya composici√≥n incluye grasas saturadas y otros ingredientes asociados al incremento de peso, como son el asado (cortes grasos como la entra√Īa o achuras), las empanadas, pasteler√≠a frita, el dulce de leche y muchos otros. Una buena opci√≥n para reemplazarlas es la gastronom√≠a japonesa.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito OMS

El tiempo del cuerpo, influye en el peso

Un grupo de investigadores estadounidenses han investigado la influencia de las pautas de sue√Īo en los h√°bitos alimenticios y parece que existe una asociaci√≥n entre ambos.

El equipo analiz√≥ los datos de 110 voluntarios de entre 18 y 22 a√Īos, documentando el sue√Īo y los comportamientos circadianos de sus rutinas diarias. Mediante una aplicaci√≥n, se registr√≥ tambi√©n la ingesta de alimentos a lo largo de siete d√≠as. La composici√≥n del cuerpo, as√≠ como el momento de liberaci√≥n de la melatonina (que fija el inicio del sue√Īo) se evaluaron en el laboratorio.

Se encontró que los participantes con mayores porcentajes de grasa corporal ingerían una parte importante de las calorías diarias poco antes de acostarse, lo que sugiere que el factor más importante a efectos de adelgazar es separar unas horas la cena y el irse a la cama, lo que daría tiempo al cuerpo para digerirla.

Por el contrario, los voluntarios con porcentajes más bajos de grasa corporal tendían a permanecer despiertos varias horas después de cenar.

“Encontramos que los mayor porcentajes de grasa corporal y m√°s elevados √≠ndices de masa corporal estaban asociados al momento de la secreci√≥n de la melatonina, el marcador de la noche biol√≥gica de la persona, y no con la hora del d√≠a, ni con la cantidad o la composici√≥n de los alimentos‚ÄĚ, afrim√≥ el autor principal Dr. Andrew McHill, de la Oregon Health and Science University,en Portland, Oregon.

“Estos hallazgos sugieren que el momento en que se consumen las calor√≠as, en relaci√≥n con el propio momento biol√≥gico, es m√°s importante para la salud que la hora real del d√≠a‚ÄĚ, a√Īadi√≥. El estudio se public√≥ en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

A pesar de la juventud de los voluntarios, con lo que la muestra podr√≠a no ser representativa, los resultados apuntan que comer conforme a los relojes corporales individuales podr√≠a desempe√Īar un papel importante en el control de peso a largo plazo.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito American Journal of Clinical Nutrition

Investigacion de sobrepeso en adultos

Investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, han descrito cómo los sistemas nerviosos y el sistema inmunológico hablan entre sí para controlar el metabolismo y la inflamación.

Su descubrimiento, publicado en ‘Nature’, ayuda a los cient√≠ficos a comprender por qu√© los adultos mayores no queman la grasa del vientre almacenada, lo que eleva el riesgo de enfermedades cr√≥nicas y apunta a posibles enfoques terap√©uticos para atacar el problema, seg√ļn los autores.

Los adultos mayores, independientemente del peso corporal, suelen tener un aumento la grasa del vientre. Sin embargo, cuando necesitan gastar energ√≠a, las personas mayores no queman la energ√≠a almacenada en las c√©lulas grasas tan eficientemente como los adultos m√°s j√≥venes, lo que lleva a la da√Īina acumulaci√≥n de grasa del vientre, pero la causa subyacente de esta falta de respuesta en las c√©lulas grasas se desconoce.

En su trabajo, el director de la investigación, Vishwa Dixit, profesor de Medicina Comparativa e Inmunobiología en la Universidad de Yale, y sus colaboradores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee, Estados Unidos, y la Universidad de Bonn, Alemania, se centraron en células inmunitarias especializadas conocidas como macrófagos, que suelen estar involucradas en el control de infecciones.

El laboratorio de Dixit descubrió un nuevo tipo de macrófago que reside en los nervios de la grasa del vientre. Estos macrófagos asociados a los nervios se inflaman con la edad y no permiten que los neurotransmisores, que son mensajeros químicos, funcionen correctamente.

Los cient√≠ficos tambi√©n aislaron c√©lulas inmunes del tejido graso de ratones j√≥venes y viejos, y luego secuenciaron el genoma para entender el problema. “Descubrimos que los macr√≥fagos envejecidos pueden descomponer los neurotransmisores llamados catecolaminas y, por lo tanto, no permiten que las c√©lulas de grasa suministren combustible cuando surge la demanda”, explica Dixit, que tambi√©n es miembro del Centro de Investigaci√≥n sobre Envejecimiento de Yale.

Los investigadores encontraron que cuando disminuyeron un receptor específico que controla la inflamación, el inflamasoma NLRP3, en los macrófagos envejecidos, las catecolaminas podrían actuar para inducir la descomposición de la grasa, similar a como sucede en los ratones jóvenes.

“El hallazgo clave es que las c√©lulas inmunes hablan con el sistema nervioso para controlar el metabolismo”, dice Dixit.

En otros experimentos, los investigadores bloquearon una enzima que se incrementa en macrófagos envejecidos, restaurando el metabolismo normal de grasas en ratones más viejos. Dixit observó que esta enzima, la monoaminO oxidasa-A o MAOA, es inhibida por los fármacos existentes para el tratamiento de la depresión.

“Te√≥ricamente, uno podr√≠a reutilizar estos f√°rmacos inhibidores de MAOA para mejorar el metabolismo en individuos de edad”, dice. Pero tambi√©n advirti√≥ que se necesita m√°s investigaci√≥n para dirigir espec√≠ficamente estos f√°rmacos a la grasa del vientre y para probar la seguridad de este enfoque.

En futuras investigaciones, Dixit y sus colegas examinarán más a fondo las células inmunes y su interacción con los nervios, y cómo este diálogo neuro-inmune controla la salud y la enfermedad. Si el control de la inflamación en el envejecimiento de las células inmunes puede mejorar el metabolismo, puede tener otros efectos positivos sobre el sistema nervioso o sobre el proceso de envejecimiento en sí, dicen los investigadores.

“El prop√≥sito de nuestra investigaci√≥n es entender mejor las interacciones de las c√©lulas inmunes con los nervios y las c√©lulas de grasa para reducir potencialmente la grasa del vientre, mejorar el metabolismo y mejorar el rendimiento en los ancianos”, apunta Christina D. Camell, primera autora del estudio.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito EUROPA PRESS

Estudian efecto dieta sobre alzheimer

Un grupo de cient√≠ficos argentinos formar√° parte de un consorcio internacional seleccionado por la Uni√≥n Europea (UE) para estudiar el impacto de la dieta y la microbiota (o flora) intestinal en la progresi√≥n de la enfermedad de Alzheimer. El estudio, que arranca en enero de 2018 y se prolongar√° durante tres a√Īos en el marco del programa ‚ÄúEU-LAC Health Neurodegeneration‚ÄĚ, apunta a identificar o proponer nuevos enfoques preventivos para una patolog√≠a que afecta a uno de cada dos mayores de 80 a√Īos.

‚ÄúSi comprobamos que estos factores contribuyen a la aceleraci√≥n de la enfermedad de Alzheimer, estar√≠amos en condiciones de dise√Īar estrategias para retrasar el deterioro cognitivo y aliviar la carga social de la demencia‚ÄĚ, se√Īal√≥ la responsable del grupo argentino, la doctora Laura Morelli, investigadora del CONICET en el Laboratorio de Amiloidosis y Neurodegeneraci√≥n que lidera el doctor Eduardo Casta√Īo en la Fundaci√≥n Instituto Leloir (FIL), en Argentina.

‚ÄúEstamos pensando en intervenciones simples de gran valor agregado‚ÄĚ, agreg√≥ Morelli, quien junto a otros colegas de la FIL y de Alemania, Chile, Espa√Īa, Portugal y Uruguay recibir√°n 584.500 euros de la Uni√≥n Europea y las agencias financiadoras de cada uno de los pa√≠ses participantes (incluyendo el Ministerio de Ciencia, Tecnolog√≠a e Innovaci√≥n Productiva).

Una de las causas o elementos que desencadenan o avivan la neuroinflamaci√≥n y el subsecuente da√Īo neuronal ser√≠an los h√°bitos alimentarios no saludables y su impacto sobre la microbiota intestinal. ‚ÄúEsto es algo que no se ha estudiado en profundidad‚ÄĚ, destac√≥ Morelli, quien tambi√©n es directora del Programa de Medicina Traslacional para Innovaciones en Investigaci√≥n, Diagn√≥stico y Tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer, que cuenta con apoyo de la cartera de ciencia.

Para determinar los mecanismos biol√≥gicos que vincular√≠an la dieta y la microbiota intestinal en la progresi√≥n del Alzheimer, la red internacional de investigadores realizar√° estudios en pacientes de Argentina, Espa√Īa y Alemania, as√≠ como en modelos animales. ‚ÄúLa informaci√≥n que recabemos se volcar√° a una base de datos para comparar los hallazgos‚ÄĚ, subray√≥ Morelli.

El grupo del Leloir proveerá ratas transgénicas que simulan la enfermedad de Alzheimer para diferenciar los efectos de la dieta de alto contenido de grasas en estadios tempranos y avanzados del deterioro cognitivo. En particular, los científicos buscarán correlacionar alteraciones del aprendizaje y la memoria con la composición de la flora y la presencia de biomarcadores de inflamación en el plasma.

Paralelamente, los investigadores argentinos reclutar√°n en los centros m√©dicos asociados pacientes con Alzheimer y controles con el prop√≥sito de evaluar su alimentaci√≥n y analizar muestras de heces y de sangre durante un lapso de dos a√Īos.

De acuerdo con Morelli, ‚Äúes preciso redoblar el esfuerzo de transferir los hallazgos de ciencia b√°sica y convertirlos en diagn√≥sticos y tratamientos m√°s efectivos que mejoren la calidad de vida de millones de personas‚ÄĚ.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito CYTA

Flora intestinal influye en el adelgazar

La nueva investigación, publicada en el International Journal of Obesity, ha demostrado que las diferentes proporciones de bacterias intestinales pueden determinar cuánto peso una persona es capaz de perder en determinadas condiciones.

Lo que tambi√©n sugiere que es in√ļtil pensar en un enfoque generalizado, ‚Äútalla √ļnica‚ÄĚ, cara a una alimentaci√≥n saludable.

Los investigadores, del Departamento de Nutrici√≥n, Ejercicio y Deportes de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, examinaron a 62 personas de elevadas tallas de cintura. Los participantes recibieron instrucciones de seguir la ‚ÄúNueva Dieta N√≥rdica‚ÄĚ (verduras de hoja, bayas, cereales integrales) o la ‚ÄúDieta Media Danesa‚ÄĚ (carne magra, huevos, lechuga, caf√©, sin cereales). A continuaci√≥n, de les agrup√≥ seg√ļn los niveles que presentaban de dos tipos diferentes de bacterias intestinales, Prevotella y Bacteroides.

Se encontró que los que tenían una mayor proporción de Prevotella y siguieron la Nueva Dieta Nórdica tuvieron más éxito en el plan de adelgazamiento que los que siguieron la Dieta Media Danesa. Cuando la proporción se invirtió, no hubo diferencia en la pérdida de peso entre las dos dietas.

Del mismo modo, los que tenían niveles más altos de Prevotella también fueron capaces de cambiar la grasa corporal más fácilmente.

“Las bacterias intestinales se han vinculado a la creciente prevalencia de sobrepeso y obesidad, y los cient√≠ficos han comenzado a investigar el papel que dichas bacterias pueden tener en el tratamiento del sobrepeso. Este es el primer avance que demuestra que ciertas bacterias juegan un papel decisivo en la regulaci√≥n y p√©rdida de peso‚ÄĚ, explic√≥ el Dr. Arne Astrup, coautor del estudio.

Con car√°cter general, se puede modificar cualquier desequilibrio en las bacterias intestinales, sustituyendo el az√ļcar, el alcohol y la cafe√≠na por una dieta saludable, rica en fruta y verduras frescas, y complementada con probi√≥ticos, que aumentan la salud intestinal.

Puede valer la pena ver a un nutricionista que eval√ļe la salud intestinal si se desea una idea m√°s s√≥lida de la propia situaci√≥n. “Este es un gran paso hacia la nutrici√≥n personalizada. La orientaci√≥n basada en el conocimiento de las bacterias intestinales ser√° probablemente m√°s eficaz que el enfoque de ‘talla √ļnica’ que a menudo caracteriza las recomendaciones diet√©ticas”, afrim√≥ el autor principal, el profesor Dr. Mads Fiil Hjorth.

Tambi√©n se ha destacado que, aunque la muestra del estudio es bastante peque√Īa, los resultados han sido respaldados por otros dos estudios independientes, lo que avala su fiabilidad.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†International Journal of Obesity