Nueva investigacion para tratar diabetes

Un peque√Īo ensayo cl√≠nico en Pa√≠ses Bajos encontr√≥ que un trasplante fecal de un donante delgado puede mejorar temporalmente la resistencia a la insulina en hombres obesos, pero s√≥lo la mitad de los receptores respondieron.

Tras una investigaci√≥n m√°s profunda, los autores descubrieron que pod√≠an predecir el √©xito del tratamiento analizando la composici√≥n fecal de cada paciente, un hallazgo podr√≠a ayudar a dar forma al desarrollo del trasplante fecal personalizado para la diabetes, seg√ļn informan en un art√≠culo publicado este martes en ‘Cell Metabolism’.

“Ahora, hemos demostrado que se puede clasificar a las personas en base a sus muestras fecales”, afirma el autor principal del estudio, Max Nieuwdorp del Departamento de Medicina Interna y Vascular de la Universidad de √Āmsterdam, Pa√≠ses Bajos.

“Esto nos permite clasificar las enfermedades con m√°s sensibilidad\”, a√Īade.
Seis semanas despu√©s de que los participantes recibieran material fecal de un donante delgado, la mitad de ellos vieron una mejora en la sensibilidad a la insulina, mientras que la otra mitad no mostr√≥ ning√ļn cambio.

Los investigadores compararon la microbiota antes del tratamiento de ambos grupos y encontraron que los que no respondieron eran los que empezaron con menos diversidad bacteriana.

En este ensayo de control aleatorio, los investigadores reclutaron a 38 hombres obesos con s√≠ndrome metab√≥lico, una enfermedad que incluye presi√≥n arterial alta, az√ļcar en la sangre y exceso de grasa. Tambi√©n reclutaron a 11 donantes delgados con una microbiota saludable. Los investigadores tomaron muestras de sangre y heces para establecer una l√≠nea de base para cada persona y emparejaron a hombres obesos aleatoriamente con un donante delgado.

Seis semanas después del trasplante fecal, los investigadores tomaron sangre y muestras de heces nuevamente y observaron una disminución en la resistencia a la insulina, un importante factor de riesgo para la diabetes tipo II, en la mitad de los participantes. También vieron cambios en la composición de la microbiota de los receptores; pero eran sólo cambios a corto plazo. Tres meses más tarde, la microbiota de todos los receptores había vuelto a sus estados originales.

Nieuwdorp y su equipo se hab√≠an inspirado en estudios previos sobre trasplantes fecales en pacientes con ‘C. Difficile’.
“Un estudio piloto del s√≠ndrome metab√≥lico en 2012 llev√≥ a un ensayo controlado y aleatorizado en pacientes con’ C. Difficile’, que se public√≥ en 2013 en ‘New England Journal of Medicine’ –relata–. Con este an√°lisis m√°s reciente, obtenemos m√°s informaci√≥n sobre qu√© est√° sucediendo en las interacciones entre la microbiota intestinal y el metabolismo humano”.

Los resultados de este trabajo pueden ayudar a futuros investigadores a predecir el √©xito de los estudios de trasplante fecal. Si las muestras fecales de los receptores se analizan previamente, entonces los tratamientos pueden ser m√°s personalizados. Nieuwdorp destaca: “Hemos demostrado algunos efectos importantes y comenzamos a ver que podr√≠a haber alg√ļn poder real para tratar a las personas mediante la reposici√≥n de las cepas bacterianas intestinales desaparecidas”.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito EUROPA PRESS

Argentina, primero en obesidad en America Latina

El reciente informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no es alentador para Argentina, y es que el país terminó en primer lugar entre los más obesos de Latinoamérica.

Todavía más preocupante, aparece la cifra de obesidad infantil en el país, que asciende al 27,8% de los menores.

En primer lugar, los expertos ponen a la mala alimentaci√≥n como uno de los principales causantes de esta epidemia de escala global. En segundo t√©rmino, la OMS se√Īala que la falta de ejercicio es uno de los pilares en la obesidad, tanto en adultos como ni√Īos. Por √ļltimo, la Organizaci√≥n apunta a la calidad de los alimentos y el abuso del consumo de bebidas endulzadas artificialmente, como dos factores a tener en cuenta si se quiere revertir la situaci√≥n.

Por lo expuesto, los expertos de la OMS realizaron una serie de recomendaciones para las poblaciones con los mayores indicadores de obesidad en nuestro continente. En el caso de Argentina, apuntan a reemplazar el consumo de carne de res, que a la fecha asciende a 57 kilos per c√°pita en lo que va de 2017.

Hilando fino, los expertos apuntan a reemplazar los cortes más baratos (a los que acceden las clases populares), por otros tipos de carne magros, como el pollo o el pescado. Es que Argentina tiene un mar muy rico en alimentos, así como una extensiva producción de aves de corral, lo que podría favorecer el reemplazo de la carne de res por una opción más saludable, como la carne de pavo.

Mejorar su conocimiento sobre los tipos de calorías que está consumiendo. En el caso de no disponer del tiempo existen aplicaciones para todo tipo de dispositivo</a>, que ayudan a regular el peso mediante una dieta fácil de seguir. Además, muchos de estos programas están relacionados con otros que ofrecen rutinas de ejercicio muy completas, con la posibilidad de llevar un registro de su progreso a lo largo del tiempo. Las claves para mantener o bajar de peso es alimentarse adecuadamente para la cantidad de energía que necesitamos diariamente, pero además realizar ejercicio para quemar todo exceso.

Adem√°s, es muy importante alejarse de algunos platos tradicionales argentinos, cuya composici√≥n incluye grasas saturadas y otros ingredientes asociados al incremento de peso, como son el asado (cortes grasos como la entra√Īa o achuras), las empanadas, pasteler√≠a frita, el dulce de leche y muchos otros. Una buena opci√≥n para reemplazarlas es la gastronom√≠a japonesa.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito OMS

Agua de grifo contiene mucho plastico

Un equipo de cient√≠ficos de Orb Media, organizaci√≥n period√≠stica internacional sin √°nimo de lucro con sede en Washington, en la colaboraci√≥n de investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York y la Universidad de Minnesota ha tomado muestras de agua del grifo de diferentes pa√≠ses de los cinco continentes y el resultado es preocupante: el 83% de las muestras obtenidas conten√≠an microfibras de pl√°stico que podr√≠an ser da√Īinas para la salud.

La tasa de contaminaci√≥n m√°s alta se ha dado en Estados Unidos, con una incidencia del 94%, resulta mucho mayor que otros pa√≠ses desarrollados analizados en Europa. Las naciones europeas tienen el √≠ndice de contaminaci√≥n m√°s bajo del estudio, pero a√ļn as√≠ sigue siendo del 72%. La media de fibras halladas en el estudio por cada 500 mililitros de agua estudiada establece unas 4,8 fibras en EE UU por 1,9 en Europa.

En total, han sido analizadas 159 muestras de agua potable de grifos, tambi√©n con filtro, de pa√≠ses de todo el mundo. Estas microfibras de pl√°stico pueden resultar da√Īinas para la salud, sospechan los cient√≠ficos, ya que pueden actuar como veh√≠culo para sustancias t√≥xicas adem√°s de acumularse en el intestino. El problema se origina precisamente en el brutal desecho de pl√°stico anual que tiene lugar en el mundo, casi 150 millones de toneladas. Un pl√°stico desechado que puede permanecer en el medioambiente durante siglos antes de desaparecer.

Pero adem√°s, existen otras importantes fuentes como la ropa sint√©tica que se lava en lavadora que, por poner un ejemplo, son capaces de generar hasta 700.000 microfibras de pl√°stico en un solo lavado. En Estados Unidos, por ejemplo, se sabe que las plantas depuradoras de agua capturan m√°s de la mitad de ellas y de la otra mitad se teme que puedan pasar a canales p√ļblicos der agua que llega a los hogares o restaurantes, como uno en la Torre Trump, analizado por Orb Media.

También el aire es otra fuente importante en este caso. En las lluvias caídas en París en 2015 se constató la caída de entre tres y 10 toneladas de fibras sintéticas a la superficie de la ciudad.

#NUTRINOTICIAS ūüďį¬†Cr√©dito 20Minutos

Prohibir tóxicos para comida y agua

La Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) ha abogado por prohibir los plaguicidas que sean m√°s t√≥xicos para el las personas y los que permanecen durante m√°s tiempo en el medio ambiente, y proteger la salud p√ļblica mediante el establecimiento de l√≠mites m√°ximos de residuos de los plaguicidas en los alimentos y el agua.

En el mundo se utilizan más de 1.000 plaguicidas para evitar que las plagas estropeen o destruyan los alimentos, si bien la toxicidad de cada uno depende de su función y de otros factores. Por ejemplo, los insecticidas suelen ser más tóxicos para el ser humano que los herbicidas. Además, el mismo producto puede causar efectos distintos en función de la dosis, de la vía por la que se produce la exposición, ya sea la ingestión, la inhalación o el contacto directo con la piel.

Las personas que corren más riesgo son las que están directamente expuestas a los plaguicidas, como los trabajadores agrícolas que aplican estos productos y las personas que se encuentran en zonas próximas en el momento en que se propagan o poco después. No obstante, la población general que no se encuentra en la zona donde se utilizan los plaguicidas también está expuesta a estos productos, si bien a cantidades muy inferiores, porque pueden estar presentes de forma residual en los alimentos y el agua que ingieren.

En este sentido, la OMS ha alertado de que los plaguicidas son una de las principales causas de muerte por intoxicaci√≥n voluntaria, sobre todo en los pa√≠ses de ingresos intermedios y bajos. \”Debido a que son intr√≠nsecamente t√≥xicos y se aplican deliberadamente para que se propaguen en el medio ambiente, su producci√≥n, distribuci√≥n y utilizaci√≥n debe regirse por un control y una reglamentaci√≥n estrictos. Adem√°s, es necesario hacer un seguimiento regular de sus residuos en los alimentos\”, ha detallado.

Por otra parte, el organismo ha recordado que la División de Población de las Naciones Unidas ha calculado que, en 2050, la población mundial será de 9.700 millones de personas, un 30 por ciento más que en 2017, y que la gran mayoría de este crecimiento se producirá en los países en desarrollo.

Asimismo, y de acuerdo con las previsiones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 80 por ciento del aumento de la producción de alimentos necesario para hacer frente a este crecimiento demográfico en los países en desarrollo se obtendrá gracias al mayor rendimiento de los cultivos y al aumento de las cosechas anuales en el mismo suelo. Por tanto, solo el 20 por ciento del crecimiento de la producción de alimentos provendrá de la expansión de las tierras de cultivo.

Los plaguicidas se continuarán utilizando porque permiten evitar pérdidas importantes de las cosechas. Sin embargo, sus efectos sobre las personas y el medio ambiente son una preocupación permanente.

El uso de plaguicidas para producir alimentos, tanto para el consumo local como para la exportación, debe cumplir con las prácticas agrícolas correctas con independencia de la situación económica del país. Los agricultores no deben aplicar más cantidades de estos productos que las necesarias para proteger sus cultivos.

Credido EUROPA PRESS

Teléfono móvil y la salud mental

Un equipo de la Universidad Carnegie Mellon y de la compa√Ī√≠a espa√Īola de telecomunicaciones Telef√≥nica ha llevado a cabo una investigaci√≥n sobre las ventajas de apagar las notificaciones en el celular. El estudio ha demostrado que desactivarlas puede beneficiar la salud mental.

Los organizadores de la investigación, que se inició en 2015, trataron de encontrar a treinta personas que estuvieran dispuestas a bloquear los mensajes de aviso que se despliegan en la pantalla de sus teléfonos durante una semana, pero no encontraron a gente suficiente. Entonces, rebajaron sus exigencias y finalmente pudieron estudiar a treinta participantes que desconectaron las notificaciones durante un solo día.

El experimento hizo que algunos de los participantes tuvieran una experiencia positiva: estaban m√°s relajados, menos estresados y fueron m√°s productivos en el trabajo. Para otros, fue una experiencia negativa: ten√≠an miedo de dejar de ver alg√ļn mensaje importante, se sent√≠an aislados y m√°s preocupados.

Una vez acabado el experimento, dos tercios de los participantes dijeron que cambiarían la configuración de las notificaciones de sus teléfonos a largo plazo.

Dos a√Īos m√°s tarde, los investigadores volvieron a encontrarse con ellos y constataron que a pesar de que no hab√≠an podido deshacerse por completo de las notificaciones, muchos de ellos hab√≠an silenciado totalmente algunas aplicaciones, mientras que otros pon√≠an a veces sus tel√©fonos en modo ‘no molestar’ de manera temporal para relajarse.

#NUTRINOTICIAS ūüďį
Credido Universidad Carnigie

Borran genéricamente enfermedad

Cient√≠ficos de EE.UU., Corea del Sur y China han alterado con √©xito genes en embriones humanos con el fin de reparar una mutaci√≥n que causa una grave enfermedad com√ļn, revela un estudio publicado este mi√©rcoles.

Este logro es un avance revolucionario, y aunque está todavía muy lejos de su uso clínico, plantea la posibilidad de que la edición de genes para proteger a los futuros bebés de numerosas condiciones hereditarias.

Los especialistas de la Universidad de Medicina y Ciencia de Oreg√≥n, junto con sus colegas de California, China y Corea del Sur, lograron reparar decenas de embriones, arreglando una mutaci√≥n que causa una condici√≥n cardiaca com√ļn conocida como miocardiopat√≠a hipertr√≥fica que puede provocar una muerte s√ļbita entre quienes la padecen.

Los investigadores consiguieron que todas las células de los embriones no tuvieran mutaciones y evitaran crear mutaciones extra no deseadas. Si los embriones con la mutación reparada se convirtieran en bebés, no solo se curarían de esas enfermedades, sino que tampoco se las transmitirían a sus descendientes.

“Siempre hemos dicho que la edici√≥n de genes no deber√≠a hacerse, sobre todo porque no se pod√≠a hacer de manera segura. Eso sigue siendo cierto, pero ahora parece que pronto va a hacerse de forma segura”, dijo Richard Hynes, investigador del Instituto de Tecnolog√≠a de Massachusetts, que colider√≥ el comit√© cient√≠fico nacional que hace varios meses recomend√≥ nuevas directrices para la modificaci√≥n de los embriones. Seg√ļn Hynes, esta investigaci√≥n es “un gran avance” en este campo.

Células madres contra la diabetes

Un tratamiento que se dirige a las c√©lulas inmunitarias rebeldes en las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 podr√≠a ayudarlas, incluso a√Īos m√°s tarde, encuentra un nuevo estudio. Para el tratamiento, los investigadores toman sangre de una persona con diabetes y separan las c√©lulas del sistema inmunitario (los linfocitos). Exponen brevemente esas c√©lulas a c√©lulas madre del cord√≥n umbilical de un beb√© que no est√° emparentado. Entonces devuelven los linfocitos al cuerpo del paciente.

Los investigadores han denominado a este tratamiento “terapia de educaci√≥n de c√©lulas madre”, porque al exponerse a las c√©lulas madre, los linfocitos errantes parecen aprender de nuevo la forma en que deben comportarse. “La terapia de educaci√≥n de c√©lulas madre es un m√©todo seguro” con una efectividad a largo plazo, dijo el autor l√≠der del estudio, el doctor Yong Zhao, cient√≠fico asociado en el Centro M√©dico de la Universidad de Hackensack, en Nueva Jersey.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que ocurre cuando el sistema inmunitario del organismo ataca a las células beta del páncreas, que producen insulina. Esto deja a las personas con diabetes tipo 1 con poca o nada de insulina. Necesitan inyecciones de insulina para sobrevivir. Hace mucho que los investigadores piensan que cualquier cura para la diabetes tipo 1 tendría que detener el ataque autoinmune, al mismo tiempo que se regeneran o trasplantan células beta.

Pero Zhao y su equipo desarrollaron un nuevo m√©todo para el problema: educar a las c√©lulas inmunitarias que han estado destruyendo a las c√©lulas beta de forma que dejen de atacar. En la diabetes tipo 2, Zhao dijo que la disfunci√≥n de las c√©lulas inmunitarias es responsable de la inflamaci√≥n cr√≥nica que provoca la resistencia a la insulina. Cuando alguien es resistente a la insulina, las c√©lulas de su cuerpo no pueden usar la insulina de forma adecuada para llevar el az√ļcar de los alimentos a las c√©lulas con el fin de que la utilicen como energ√≠a. En lugar de ello, el az√ļcar se acumula en la sangre.

Los investigadores esperaban que la educaci√≥n de las c√©lulas madre ayudara a reducir la resistencia a la insulina en las personas con diabetes tipo 2. En ensayos anteriores, el tratamiento se mostr√≥ significativamente promisorio con los datos recogidos en hasta un a√Īo. Los investigadores tambi√©n mostraron que el tratamiento era seguro.

El estudio actual observ√≥ los datos recogidos durante cuatro a√Īos sobre 9 pacientes con diabetes tipo 1 en China. Para ver qu√© tan bien funciona el tratamiento, los investigadores midieron el p√©ptido C, un fragmento de prote√≠na que es un producto secundario de la producci√≥n de insulina.

Dos personas con diabetes tipo 1 que recibieron un tratamiento de educaci√≥n de c√©lulas madre poco despu√©s del diagn√≥stico (cinco y ocho meses despu√©s) segu√≠an teniendo una producci√≥n normal del p√©ptido C y no necesitaban insulina cuatro a√Īos despu√©s de un solo tratamiento.

Otra paciente de diabetes tipo 1 hab√≠a tenido la enfermedad durante cuatro a√Īos cuando recibi√≥ el tratamiento. De cualquier forma tuvo mejora en los niveles de p√©ptido C, pero no se consider√≥ en remisi√≥n. Las dem√°s seis personas con diabetes tipo 1 experimentaron reducciones en los niveles de p√©ptido C con el tiempo. Los autores del estudio dijeron que esto sugiere que quiz√° se necesite m√°s de un tratamiento.

“Como fue un primer ensayo, los pacientes solo recibieron un tratamiento. Ahora sabemos que es muy seguro, as√≠ que los pacientes pueden recibir dos o tres tratamientos”, plante√≥ Zhao. Los investigadores tambi√©n observaron a seis pacientes con diabetes tipo 2 grave de larga duraci√≥n (de 15 a 24 a√Īos). Encontraron que un tratamiento ayud√≥ a cuatro pacientes a lograr unos niveles normales de p√©ptido C y a mantenerlos durante el seguimiento de cuatro a√Īos.

“En cuatro de los pacientes con diabetes tipo 2, el p√©ptido C es muy estable tras un tratamiento”, dijo Zhao. Adem√°s de ayudar a las personas con diabetes, Zhao dijo que el tratamiento tambi√©n podr√≠a ayudar en otras enfermedades autoinmunes. √Čstas podr√≠an incluir la alopecia areata (que provoca una p√©rdida significativa y repentina del cabello), el lupus, la tiroiditis de Hashimoto, y el s√≠ndrome de Sjogren, dijo.

Julia Greenstein, vicepresidenta de investigaci√≥n sobre descubrimientos de la JDRF (que antes se conoc√≠a como Juvenile Diabetes Research Foundation), dijo que Zhao y su equipo han mostrado que “las plaquetas parecen tener un efecto directo en las c√©lulas beta”, ayudando de alguna forma a las c√©lulas beta. Tanto Zhao como Greenstein anotaron que la diabetes parece ser ligeramente distinta en las poblaciones chinas, respecto a las occidentales. As√≠ que no est√° claro si este tratamiento ser√≠a igual de beneficioso en personas de ascendencia europea.

Para averiguarlo, Zhao planifica realizar un ensayo clínico sobre el nuevo tratamiento en personas con diabetes tipo 1 en el Centro Médico de Hackensack.

Videojuegos es el futuro de la medicina

En los √ļltimos a√Īos, el beneficio de los ‘juegos de entrenamiento cerebral’ han sido objeto de controversia en la comunidad cient√≠fica. Mientras algunos especialistas se muestran esc√©pticos, otros investigadores argumentan que “ciertos procesos de entrenamiento cognitivo pueden mejorar de manera notable las funciones cognitivas involucradas en las tareas cotidianas”.

Para comprobar estos efectos benéficos sobre las funciones cerebrales, el empresario, inventor y doctor en neurociencia Adam Gazzaley ha decidido recurrir a las nuevas tecnologías y participar en el desarrollo de videojuegos terapéuticos.

Pioneros de la medicina digital

Entre los precursores de esta incipiente aplicaci√≥n medicinal de los videojuegos se encuentran el laboratorio Neuroscape, ubicado en el campus de la Universidad de California, y Akili, una compa√Ī√≠a en la que Gazzaley se desempe√Īa como asesor cient√≠fico en jefe.

Los proyectos de Neuroscape est√°n centrados en la atenci√≥n, ya sea la atenci√≥n selectiva o la capacidad de una persona para concentrarse en varias tareas en simult√°neo, seg√ļn explic√≥ Gazzaley al portal estadounidense The Verge. “Estas capacidades se reducen con la edad. Pero actualmente no existen medicamentos realmente efectivos que no produzcan efectos colaterales”, se√Īal√≥.

Un gimnasio para el cerebro

En uno de los juegos, llamado ‘Body Brain Trainer’, el paciente debe elegir mediante movimientos corporales entre varios s√≠mbolos mostrados en una pantalla. La tarea debe ser cumplida a un ritmo bastante r√°pido, por lo cual el jugador debe coordinar activamente sus movimientos y concentrarse para elegir las opciones correctas. La combinaci√≥n de tareas mentales con movimiento f√≠sico es m√°s efectiva que una que se base en resolver los mismos problemas en una ‘tablet’ que se pueda usar sentado en un sof√°, explica el cient√≠fico.

Otro de sus juegos, llamado ‘Labyrinth’, combina una cinta de correr con un casco de realidad virtual que simula un paisaje urbano. Para llegar a su destino, el paciente debe recorrer virtualmente calles que van cambiando su aspecto a lo largo el proceso. Al involucrar el sentido de la orientaci√≥n, el juego estimula la memoria del paciente.

Juegos recetados por un médico

Uno de los videojuegos de Akili, llamado ‘Project Evo’, ya ha iniciado el proceso de acreditaci√≥n por la Administraci√≥n de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en ingl√©s), requerido para todos los medicamentos y dispositivos m√©dicos. En caso de pasar con √©xito las pruebas cl√≠nicas, el producto desarrollado por Akili podr√≠a convertirse en el primer videojuego recetado por m√©dicos.

El científico confía en que esos videojuegos terapéuticos podrán resultar de gran ayuda en el tratamiento de pacientes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), depresión, autismo y por la enfermedad de Alzheimer.

Az√ļcar artificial es da√Īino

El estudio, realizado en Francia, muestra que quienes ‚Äúsiempre o casi siempre‚ÄĚ a√Īaden edulcorantes a sus bebidas (en pastillitas, o en polvo) tienen un riesgo 83% superior a quienes no lo hacen ‚Äúnunca o casi nunca‚ÄĚ.

M√°s contra los refrescos y alimentos ‚Äúlight‚ÄĚ. Los edulcorantes artificiales sustitutivos del az√ļcar incrementan el riesgo de diabetes tipo 2, seg√ļn un importante estudio.

La diabetes tipo 2 es la forma m√°s com√ļn de la diabetes, y constituye uno de los problemas de salud m√°s acuciantes en occidente. Se calcula que en Espa√Īa (2015) hay 5,3 millones de diab√©ticos, de los que m√°s de dos millones desconocen su dolencia. Es com√ļn en personas con exceso de peso y sedentarias.

El aspartamo, el edulcorante m√°s habitual, y m√°s recientemente la sucralosa (o Splenda) han venido us√°ndose hace m√°s de 30 a√Īos como sustitutos del az√ļcar en los refrescos ‚Äúlight‚ÄĚ, o ‚Äúdiet‚ÄĚ.

Y, curiosamente, a pesar de que su uso se ha multiplicado masivamente ya no sólo en bebidas, sino en cereales, galletas, pasteles, yogures e incluso en algunos medicamentos, no había estudios serios sobre su impacto en la salud.

Tales productos se anuncian como alternativas ‚Äúbajas en calor√≠as‚ÄĚ y por tanto, se los percibe como ‚Äúsanos‚ÄĚ. Esta impresi√≥n anima a los consumidores a usar las sacarinas para evitar engordar. Pero, incluso tomadas con moderaci√≥n, tienen efectos negativos en la salud. Hoy d√≠a se cuestionan cada vez m√°s, consider√°ndolos sospechosos de engordar ‚Äďs√≠, de engordar‚Äď y de ser carcin√≥genos.

El nuevo estudio es fruto del ánimo de ciertos investigadores independientes por aclarar sus efectos reales en la salud, particularmente en las enfermedades metabólicas.

Los hallazgos de la investigación sugieren que deben emplearse con el máximo cuidado. En febrero, se publicó un estudio que mostraba el incremento del riesgo de diabetes con su consumo.

La investigaci√≥n se basa en una muestra de m√°s de 100.000 mujeres francesas, parte del Epidemiological Study of Women in National Education, o E3N, una de las pocas muestras de este tama√Īo en el mundo.

Las participantes rellenaron cuestionarios detallados (que incluían fotos) acerca de sus regímenes alimentarios desde 1993, con detalles exhaustivos de todo lo que comían, incluyendo aperitivos de cualquier tipo antes de las comidas, o entre ellas. El estudio finalizó en 2007.

El estudio de dichos datos en 2013 fue capaz de demostrar por primera vez el elevado riesgo de diabetes tipo 2 en comparación con los refrescos normales.

De las m√°s de 66.000 mujeres a quienes se sigui√≥ durante el proyecto, se diagnostic√≥ diabetes a 1.369 de ellas. Se elabor√≥ un modelo del riesgo de desarrollar la enfermedad en funci√≥n del consumo de tres tipos de bebidas: refrescos normales, refrescos con edulcorantes artificiales a√Īadidos (los ‚Äúlight‚ÄĚ) y zumos de frutas cien por cien naturales (no industriales). Se tuvo en cuenta otros factores, como el √ćndice de Masa Corporal, la actividad f√≠sica y los antecedentes familiares.

Los resultados fueron precisos. Por ejemplo, con un consumo semanal de 1,5 litros, el riesgo de diabetes fue un 60% mayor con bebidas light que con normales. Y hay que tener en cuenta que entonces se consum√≠an menos light que hoy en d√≠a. Resulta significativo que los zumos de frutas naturales (o sea con az√ļcares naturales, no a√Īadidos), no incrementaron en absoluto el riesgo.

Desde un punto de vista psicol√≥gico, el mecanismo subyacente a los resultados no est√° del todo claro. La hip√≥tesis es que los consumidores habituales de los edulcorantes artificiales tienen mayor apetencia por el az√ļcar, a la vez que una tendencia a comer de m√°s en general.

Se piensa que los edulcorantes artificiales incrementan la sensación de hambre y activan los receptores T1R2 y T1R3, que detectan diversas moléculas de varias estructuras químicas de sabor dulce en el tracto digestivo. Si este es el caso, los edulcorantes no producen el efecto deseado, que es… no engordar, sino al contrario.

Otra hipótesis es que los consumidores a largo plazo de edulcorantes segregan en menor medida la hormona GLP-1 (Glucagon-Like Peptide-1), que provoca la secreción de insulina en el páncreas. Con ello, estos consumidores tendrían peor regulación del metabolismo glucémico.

Un experimento llevado a cabo con ratones en el Weizmann Institute of Science, en Israel, mostró que el alto consumo de ciertos edulcorantes provoca cambios en el microbioma intestinal.

Sabemos que el microbioma ‚Äďlas bacterias del intestino, que regulan las funciones digestivas, metab√≥licas, de inmunizaci√≥n y neurol√≥gicas del cuerpo‚Äď es de vital importancia para la salud. Se piensa que su alteraci√≥n causa intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina, lo que puede resultar en diabetes tipo 2.

Tanto dirigido a quienes quieren adelgazar como a quienes buscan evitar el exceso de az√ļcar, es el momento de depurar los mensajes sobre los beneficios ‚Äďmejor: los riesgos‚Äď de los llamados alimentos ‚Äúlight‚ÄĚ.

El az√ļcar te deprime

Un equipo de cient√≠ficos de la University College de Londres, Reino Unido, ha sido criticado por varios expertos por su investigaci√≥n publicada este jueves en la revista ‘Nature’, en la que afirma que el consumo de az√ļcar afecta a la salud mental y causa trastornos como ansiedad y depresi√≥n, informa AFP.
 
Los autores del documento aseguran que durante varios a√Īos llevaron a cabo experimentos en el marco de los cuales se monitore√≥ los niveles de consumo de az√ļcar de los participantes a trav√©s de cuestionarios que conten√≠an preguntas relacionadas con su salud ps√≠quica y su dieta.
 
Pero dado que el consumo de az√ļcar de estas personas solo se estimaba en base a sus propias declaraciones, la conclusi√≥n de los cient√≠ficos “no est√° probada”, seg√ļn ha se√Īalado Catherine Collins, portavoz de la Asociaci√≥n Diet√©tica Brit√°nica (BDA, por sus siglas en ingl√©s). Asimismo, Collins ha asegurado que en sus estimaciones los autores de la investigaci√≥n hab√≠an confundido el az√ļcar natural, presentes en productos como la leche, y el ‘az√ļcar libre’, que contienen, por ejemplo, las bebidas gaseosas.
 
Por su parte, el experto en nutrici√≥n Tom Sanders tambi√©n ha declarado que se debe interpretar el resultado del estudio “con cautela”. RTNEWS